Saturday, October 02, 2010

Para Daniel Torres Y Jose Manuel Otero



To *Jose Manuel Otero
Puerto Rican Writer


I’m breaking in new point shoes. 
Skin around the edges bleeds, unstitches
the sky like the odor of madness
to the dead when I am pulling down
his zipper and filling my mouth
with Andy Warhol copies of Marilyn
finding the camera’s light on her lips.

Her eyes sing; “happy birthday—come get it. 
It’s all mine but I’m giving you a taste.
Baby, it’s not a cunt but I look just as good
as she did in that white skanky dress,
chichies and all, I’m hard-on-pancho—to you, 
fuck better than Juana la Loca too.







For History's sake:






**Jose Manuel y yo no conocimos en los pasillos de la escuela superior.  El siendo unos años mayor se fue a estudiar a la UPI.  Luego nos encontramos en el centro de estudiantes y a través de un amigo mutuo, Reynaldo Rivera leí su primer cuento corto escasamente terminado de escribir en aquella mesa al lado de la mía.  Jesús Manuel se molesto mucho cuando Rey me dio a leer el cuento ya que se dio cuenta de que yo era menor de edad, aunque ya estaba cursando mi segundo año de universidad.  Saque un poema que yo había escrito y que solo había compartido con otro gran amigo mi, Pedro Pérez Osorio, (que también conocía a Jesús) y se lo mostré.  Se me quedo mirando intensamente.  Luego nos vimos unas cuantas veces más en casa de Alana, que también había estudiado conmigo, ella y su gemelo.  

El efecto de aquel encuentro me hizo entender que yo no era el único que sentía lo que sentía hacia los hombres.  Jesús me fortaleció haciéndome entender que no estaba solo, ni en lo de escribir, ni en lo que ser homosexual.  El poema mío se titulaba "Arabesque."  Luego escribí otros sobre las primeras experiencias en los bares gay.  Había uno que le gustaba mucho a Pedro.  La narradora era una mujer, bueno, un hombre en drag que cantaba "feeling" (The blues) en un piano bar en el Viejo San Juan.  

Mi padrastro o mi madre, o ambos, no se cual, los quemaron todos.  Había varios poemas alusivos al maltrato físico y emocional que se vertía sobre mí casi a diario en mi adolescencia solo por querer ser quien yo me visualizaba ser.  Durante mucho tiempo pensé que era una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre, en realidad pensé eso la mayor parte de mi vida.  Pero nunca quise en cambiarme el sexo.  Curioso dato, verdad?  En realidad no lo es.  Siempre he estado en contra de la mutilación del cuerpo humano.  Adoro los tatuajes pero por esa misma razón no me he hecho ninguno.  Que conste, no estoy juzgando!  Solo digo que para mí un cambio de sexo no era la opción correcta.  Ya de niño tenía demasiados problemas emocionales sino siquiátricos eso y el temor a un Poder Superior me aguantaban a la hora de querer mutilar mi cuerpo.   



Biografia





Quilts, Flags, and other Wrappings (poem nominated for a Best of the Web Award)


I started the quilt
when the only reminder
of civility I had was a stuffed doll

whose button eyes fell off.
Sewed while bathing

under the moon’s eclipse
and watched you throw my porcelain spoons,
a collection of gifts, against the wall.

I stopped stitching
when you drove that bulldozer
in sight of all those present

at Jose's welfare funeral
just because he was gay and my friend.
Stared at the tangled patches of quilt
as they threw me into a paddy wagon
took me to jail for protesting
that unwinnable war.

I climbed into bed even as Allen lay
covered with Kaposi’s sarcoma
to calm both our fears, his and mine.

Studied you when a signature
to keep your only brother
        from becoming homeless
made you shudder
at the funeral expense if he died
while the blotch of endearment you gave him
was still on that piece
of white insignificance.

Then I added the names.

No comments:

Post a Comment

Blog Archive

Followers


Typying