Saturday, February 01, 2014

Me publicaron en Brazil

http://www.jornaldepoesia.jor.br/BHBHsergioortiz.htm


HOJA DE VIDA

Sergio Antonio Ortiz Rivera nace en Santurce, Puerto Rico, en 1951.  Se traslada a Chicago en el 1955, y regresa a Puerto Rico desprovisto de su idioma materno en el 1960.  Es poeta, narrador, fotógrafo, y educador. Tiene a su haber los poemarios: At The Tail End Of Dusk (2009), y topography of a desire (2010). Actualmente está retirado de la docencia.  Ha terminado su última colección de poemas:  Bedbugs In My Mattress, que será publicada en el 2010.
EN NOMBRE DE LA POESÍA
1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?
SO Bueno, en el 1971 yo viajo al Perú.  Me auto exilio porque en Puerto Rico están ocurriendo una serie de persecuciones políticas y yo sabía que no iba a encontrar trabajo además de que deseaba estudiar antropología y quería ser misionero.  Me fui al Cuzco.  Ya conocía a Neruda y otros autores como Vallejo, Borges, Alfonsina Storni, Julio Cortázar, Violeta Parra, pero fue el realismo mágico lo que más influencia tuvo sobre lo que escribo, especialmente en inglés.  Conocía la filosofía Brasileña de Paolo Freire: de la teología de la liberación.  Pero fueron las comunidades remotas del Altiplano Boliviano lo que realmente transformo el concepto de mi propia existencia cambiando todo lo que habría de escribir en el futuro, en especial todo lo concerniente a mi sexualidad.  En Bolivia decidí ser escritor queer.
2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?
SO Para mí el poeta más grande que Puerto Rico dio en el siglo XX fue Luis Pales Matos.  Tenemos que traducirlo a todos los idiomas posibles.
Creo que era absolutamente necesario un poeta de la talla de Pales Matos.  Nuestra historia fue tergiversada por las sucesivas invasiones imperialistas y nosotros no teníamos claro cuál era nuestra composición cultural y racial real.  Los últimos invasores nos habían blanqueado todo, incluyendo nuestra cultura.  Pales Matos acepto el verso negro y lo incorporo a nuestra conciencia colectiva de pueblo, nos devolvió nuestro cultura afro-antillana.  Ya no éramos los mismos blancos que nos habían enseñado a ser en nuestras escuelas.  Eso liberó nuestra poesía, le dio una musicalidad propia que viajo atreves de las sucesivas migraciones y nos mantuvo unidos e influenciando al resto del Caribe, Norte y Sur América.  Todavía tiene vigencia en todo el Caribe la poesía de Pales Matos.  Ahora, ya hay tres generaciones de poetas mucho más jóvenes que optan por la experimentación y hasta la poesía neo-negroide.
Pero, no puedo dejar de mencionar la diáspora puertorriqueña y sus poetas, Víctor Hernández Cruz, Willie Perdomo, y Martín Espada.  Mentiría si no dijera lo mucho que me han influenciado.  A través de sus poemarios me he venido auto-evaluando como escritor.  Crecí en los Estados Unidos y aunque nunca tuve la misma experiencia que ellos tuvieron, mi familia nunca fue pobre, su poesía no dejo de marcar quien yo soy como puertorriqueño y hispano.  Creo que el dominio de la imagen se encuentra realmente en la poesía de la diáspora puertorriqueña, y por supuesto en todo un ejército de poetas y poetisas del patio que son unas monstruas, Mayra Santos-Febres, Rosario Ferrer, Julia de Burgos, etc.
3. ¿Qué impide una existencia de relaciones más estrechas entre los diversos países que conforman Hispanoamérica?
SO Los gobiernos hispanos de toda América.  La prepotencia de nuestro gobierno al querer dar la impresión de que todo lo podemos.  De que entre nuestros políticos no existe la corrupción.  La prepotencia de creer que nosotros somos un poco más justos que el resto de Centro o Sur América, de que hacemos las cosas mejor que el resto de América.  De que aquí hay más seguridad.  Y por supuesto de que aquí nosotros  podemos expedir una visa de entrada a quien nos dé la gana.  Nosotros no tenemos esa liberta.


ESPERÉ

esperé al amanecer
como se espera al enfermo
que baja del monte cargado en hamaca. 
me sentí viejo y contagiado

pero el viejo aquejado no era yo
sino el que suplanto las manos
por ruedas, el que menguó

a la madrugada, a la zafra
y al ingenio.  me opuse a su dictadura
a sabiendas
de que yo no salvaría a nadie.

vigilaron lo que escribo,
arrestaron
mis palabras, balearon
mis poesías
y me consumió la soledad

de las piedras.
el musgo del silencio las cubría
lentamente con  estiércol
del verdadero enfermo.

el faisán del corazón deserto la escuela
de esta dictadura. 

día a día se metía más en la embrolla
del consumo
para ocultar la humillación de los
gases lacrimógenos.

y preguntó: ¿dónde esconderán
su casa de torturas, su gulag?  ¿qué me dejaran
llevar conmigo?


NOCHES DE TORMENTAS

sin saber de ti
clava duro

mi incomodidad
clava duro la separación

lo duro de querer
más no saber

clava duro
el consuelo

de estar a tu lado
sin el llanto

solo la risa
tus ojos claros

clávame
duro


PIÑA

Tus labios cayeron sobre mi espalda,
torrente de gorriones picoteando la piña

agridulce que hincha lenguas y amortigua
respiraciones como mortero de boca ancha. 

¡Toma, golpea a las setas tailandeses de mis
nalgas perfumado de estrellas de mar

y de hojarasca!  Historias translucidas
que arrancan a besos la pulpa de mis labios

al compás de un ligero ritmo tropical:
Danzón que no tiene descanso, que retumba,

como los dedos de Ismael Rivera, sobre
mi cuero, lasca de piña redonda y azucarada
con la morena dulzura de tu melaza.


BESTIARIO

disfruto la distancia. sentado
a solas en el bosque de sauces.

comiendo arroz con leche.
durmiendo con la luz. apagada.

no sueño. con sapos detrás
de las puertas. ni pescaditos

muertos.  no escondo. juguetes
en el armario. ni fósforos. ni velas.

no es. que no te quiera. papa.
es que la distancia la creaste  

tú. con el. régimen de humillaciones.

me acerque como colibrí.
sentí la escarcha. del rechazo.

el caminar sigiloso. de la pantera.
la mordida. de perro. rabioso.

un cardenal cantaba.
su magia. manteniéndome vivo.

cure las heridas que pude.
las que no.  las mordí.

queme.  escupí.
cubrí con ajoylodo.

pero el mejor. herbario
ha sido el tiempo. adjunto

a la distancia. el más espectacular
de todos. mis actos. de magia.


DESPUÉS DE LOS LAURELES…

el beso negro
empato la carrera

allá, en el cuarto oscuro
de tu ojo sin salida.

córrete, amor, córrete
que me lo he ganado

córrete las cortinas
si me vas a jinetear

así de duro


ERÓTICA

tu  piel: ardiendo por dentro
quema, cubre

apretado -- preciso, mojado,
seco & otra vez se revuelca en mi hambre,

 piel de hombre.


ACOLCHONADA

No te bastó con ponerme a
pastar
mientras tus diosas rechiflaban
en la cola
frente la imagen clavada en la puerta de mi dormitorio
acolchonado.

“Te observo                      sé           entonces             que estoy solo.”
Eres como el prócer
que llega tarde al trabajo sin
escases de
escusas: las gallinas se enfermaron,
el león se embuchó,

la chita no se pudo acomodar otro
punto.  Y yo, el hermafrodita
con el coño hinchado y la verga echa en piedra
no pude flotar.
Para ti eso significa que no se amar.
Para mí significa que el me tomará la

mano y cantará Il Mare Calmo Della Sera.

No comments:

Post a Comment

Blog Archive

Followers


Typying