Sunday, September 20, 2009

Qué

Qué triste es ver a mí hermano cubano
sin un fusil cargado en la mano.
Coño que aguante, que bolero, que paciencia,
que leche, que hambre, que guaracha,
que solemne pérdida de tiempo.





© Sergio A. Ortiz 2009

Wednesday, September 16, 2009

La Censura: Literatura Puertorriqueña 101

Cuando fue que los legisladores y administradores del departamento de educación puertorriqueños comenzaron a sufrir de esquizofrenia colectiva? Por que el asunto de censura de nuestros escritores a mi me parece que es síntoma de una especie de esquizofrenia colectiva, producida por la falta de identidad propia. Se me hace difícil creer que nosotros estamos tan carentes de imaginación que tengamos que copiar el modelo de gobernabilidad del partido republicano de los Estados Unidos sin examinar apropiadamente nuestra realidad. Señores no sean hipócritas, nuestros adolecentes hace ya tiempo que se están masturbando, teniendo sexo, y hablando como les da la gana. Esa es una realidad que ninguna cantidad de censura va a cambiar. Las culturas corrigen los errores que cometen de formas más creativas que la censura. Digo, las culturas que se jactan de ser libres y democráticas. Yo estoy seguro que ustedes, todos ustedes, en su adolescencia hacían y decían esas mismas cosas que están escritas en eso libros que ahora tan hipócritamente han censurado. Eso es preocupante porque eso me dice que ustedes estarían dispuestos a sacrificar el bienestar, la salud fisica y emocional, de nuestros adolescentes para aparentar ser algo que no somos, como recientemente lo hicieron en Sur África (los políticos) al querer aparentar en sus campañas de salud que el SIDA solamente se detenía a través de la abstención. Nosotros los puertorriqueños no somos castos y no es a través de la censura que vamos a cambiar. Eso se logra a través de una transformación individual que tiene como cimiento la educación que se recibe en el hogar. Si no nos gusta la forma en que nuestros hijos hablan, EDUQUEMOSLOS bien, pero en el hogar. Después de todo, ellos no nos sino el reflejo de lo que nosotros le dimos de comer.

Monday, September 14, 2009

Toilets


I’m in love
with a homeless man.

Now listen,
we’ve got a lot in common:
H.U.D., lawyers,
politicians.

We have heated discussions
about the face fucking
activity in the toilets
at el Capitolio

but when he stares
at my dick
and licks my nipples

it’s just me
and him.


© Sergio A. Ortiz 2008

Gray and Gay

I’ve thought about being dead,
watched my bloated self in the mirror,
waited for strangers
to take care of the funeral.

I’ve thought about dinner parties,
the theatre: things no longer
in the budget. Sex. Doctors.

I’ve thought about cohesion,
Clairol, Herbal Essence
and Eyeliner. Friends.

I’ve thought about outreach groups,
raisins, peaches, and kiwis.
Still-life paintings in my city.

I’ve thought about American Idol,
churches and meals on wheels.
About competition,

and another twenty years of less,
and less, and less of a line
that does not disappear on its own.

I’ve thought about mangrove crabs
living in mud holes, pushed
back into the closet.


© Sergio A. Ortiz 2009 First Published in the summer of 2009

Blog Archive

Followers